Vestido de novia soñado: 5 pasos para lograrlo


Encontrar el vestido de novia ideal es probablemente una tarea que sólo podría ser hecha por un profesional. Lograr un equilibrio en el look combinado con tu estilo y el de tu boda es un reto. Hay una infinidad de modelos desde el vestido de princesa hasta el traje pantalón que combinamos con tiaras, sombreros, velos, plumas, tocado y zapatos. Cada elemento suma. El vestido perfecto debe hacerte sentir sumamente cómoda y realzar tu belleza corporal, haciendo que te sientas única en el día mas importante de tu vida.

Sigue estos 5 pasos y estarás más cerca de encontrar tu vestido soñado.

Primero: ¡Cierra los ojos e imagina! Para mí, lo más importante es que mi clienta pueda transmitirme una visión un poco más clara de cómo le gustaría verse en el gran día. Siempre he pensado que el diseño perfecto debe ajustarse al sueño de la boda ideal para mi clienta, es por ello que esta visualización me ayuda a tener una idea de cómo podría ser el diseño. Ej: Una novia que se visualiza como una princesa el día de su boda no encajaría en un vestido de corte minimalista y de tela llana.

Segundo: Conoce tu cuerpo. Es en este punto en el que los conocimientos del diseñador empiezan a fluir para poder aportar al diseño del vestido ideal. Siempre empiezo por un reconocimiento frente a un espejo pues existen diferentes tipos de cuerpo y para cada uno ofrezco un par de alternativas que realcen tu forma. Los puntos a tener en cuenta son el tipo de escote que deseas y el que te quedaría mejor, si esto hace match entonces ya tienes el diseño de escote. Otro factor fundamental es el vuelo de la falda. lamentablemente esto si puede transformar un poco la idea del vestido soñado si es que por ejemplo, tu tipo es “pera” y el vestido que quieres es corte sirena, es allí cuando habrá que analizar hasta qué punto se puede obtener un vestido semi entallado debajo de las caderas.

Tercero: ¿Cuál es tu tono de piel? En este punto es primordial conocer la colorimetría de la piel para saber qué tono te quedaría mejor ya que podrías llevarte una sorpresa a la hora de tener tu vestido terminado. Con frecuencia las novias, al llegar, me piden un vestido blanco, pero ya entrada la conversación sus gustos o referencias son por telas  ivory, ivory light o champán. Estos últimos darán un tono más cálido a las pieles muy blancas. Mientras tanto, para una piel canela un tono ivory light enciende la tez y hace que el vestido resalte.

Cuarto: ¡Las telas! No es lo mismo un vestido para el campo que para la ciudad o la playa. Si no tienes en cuenta qué tipo de tela tendrá tu vestido entonces podrías terminar teniendo un vestido que en dibujo muestre una caída ligera pero que en la realidad, por la mala elección de la tela, termine siendo pesado y poco apropiado para la ocasión. Hay diseños que solo se pueden crear con la combinación de dos o más telas y es aquí donde el diseñador debería proporcionarte una gama de telas y texturas distintas para que puedas elegir la que más te convenga.

Quinto: ¡El boceto, al fin! Si has llegado hasta aquí, sólo deberás sentarte y ver cómo el vestido de tus sueños se hace dibujo! Muchas clientas se sorprenden por lo rápido que les hago el boceto de su vestido y es que mis más de diez años de experiencia me ayudan a conectar con sus gustos y necesidades.

 

Luego de seguir estos pasos, todo fluye y se hace la magia.

 

Si desean conocer más acerca de mi trabajo, las telas que uso y demás, pueden reservar una cita y estaré encantada de conocerlas a ustedes y a sus bellas historias de amor.

Amarás tu vestido!